La comunicación es un factor esencial para alcanzar mejores resultados en los proyectos de construcción. Sin ella, es común que se presenten situaciones como errores por parte de los colaboradores, menor productividad, disminución en los niveles de seguridad y un impacto significativo en los costos de producción.

 De acuerdo con datos de Autodesk, compañía creadora de software de diseño para manufactura, arquitectura e ingeniería, el 52% de los retrabajos de construcción a nivel mundial regularmente son provocados por contar con datos insuficientes, pero, sobre todo, por falta de comunicación. Sin embargo, los avances tecnológicos hoy en día permiten al sector digitalizarse para evitar este tipo de problemáticas y adaptarse a eventualidades como el trabajo a distancia.

 Los profesionales y compañías participantes en el sector tienen una oportunidad de mejorar la comunicación interna, centralizar sus operaciones y sortear algunos de los riesgos que amenazan el avance de los proyectos al implementar cinco mejores prácticas.

 1. Establece cadenas de comunicación claras. Eficientar los procesos de construcción comienza con la creación de una cadena de mando. A partir de ahí, los diferentes líderes de proyectos podrán tomar diferentes roles y responsabilidades cuando se trate de delegar tareas específicas. La mejor manera de garantizar que toda la información se comparta a miembros específicos del equipo es a través del establecimiento de puntos de contacto claros para cada flujo de trabajo y apegarse a ellos durante todo el ciclo de vida de una edificación.

 2. No retrases tus seguimientos. Una de las principales razones por las que las actividades toman más tiempo de lo planeado, es por el retraso en notificaciones o seguimientos a través de diversos canales como mensajes de texto, correos electrónicos, llamadas telefónicas, etc. Por ello, es importante definir cuál es la tecnología más adecuada para intercambiar información con el fin de tener una vista en tiempo real sobre los avances de cualquier proyecto.

 3. Estandariza tus medios. Con tantas alternativas para establecer una comunicación, es común que los trabajadores terminen por utilizar sus propias herramientas, haciendo que la transmisión de información en tiempo real sea todo un reto. Por lo tanto, es fundamental hacer que los equipos tengan una vía estandarizada para compartir mensajes que ayuden a acelerar los tiempos de acción.

4. Establece una fuente de verdad única. En un proyecto de construcción tradicional se utilizan varias herramientas para capturar, recopilar y procesar datos; no obstante, muchos de ellos permanecen aislados y terminen por no utilizarse. Lo más recomendable es utilizar un software para la gestión de información basado en la nube, con el objetivo de ofrecer a todos los colaboradores fácil acceso a diferentes tipos de materiales como información financiera, planos, documentos, etc.

 5. Simplifica tu comunicación para no tener confusiones. Dar un mensaje breve, simple y directo, evita que se presenten confusiones que desembocan en retrabajos. Es importante evitar terminología que en las conversaciones que pueda resultar confusa para algunos miembros y se ponga énfasis en temas prioritarios o de vital atención.

 La comunicación efectiva además de fortalecer las relaciones y la confianza entre los equipos de trabajo también genera un cambio en la cultura laboral haciendo que cada uno de los colaboradores sea más eficiente, responsable y seguro a la hora de tomar decisiones.